Bolivia: Alcalde electo Iván Olivera participó del XXXIII Comité Sectorial de Cultura de la organización, celebrado del 5 al 8 de diciembre en La Paz

Bolivia: Alcalde electo Iván Olivera participó del XXXIII Comité Sectorial de Cultura de la organización, celebrado del 5 al 8 de diciembre en La Paz

Las ciudades de la UCCI apuestan por la inversión en cultura como una forma “para acabar con la violencia urbana”

En el encuentro participaron 15 Gobiernos locales miembros de la UCCI con el objetivo de reconocer la cultura como el cuarto pilar del desarrollo sostenible dado que el enfoque predominante en Iberoamérica todavía privilegia el desarrollo económico y se subordina a este el progreso social o ambiental.

“Esa visión se traduce en plantear el desarrollo sin la cultura, lo que conduce a que muchos de los objetivos trazados para alcanzar un desarrollo integral queden postergados o, por lo menos, no alcancen resultados óptimos para mejorar las condiciones de vida de la ciudadanía”

En ese marco, en el Comité también se llegó a la conclusión de que los procesos “de cooperación en cultura (…) contribuyen a fortalecer las identidades locales en un contexto donde cada vez se es más consciente de que el trabajo en la gestión cultural local impacta en la ciudadanía mundial”.

Asimismo, las ciudades participantes en el encuentro señalaron que “la política cultural necesita articularse con el resto de políticas públicas, incorporar procesos de participación ciudadana y desarrollarse en un marco armonioso con el medio ambiente”. Ligado a ese último aspecto, otro de los puntos de las conclusiones señala que la cultura “es una herramienta para procesos de revitalización de uso, apropiación y disfrute del espacio público y regeneración urbana”.

Cambios en el galardón Capital Iberoamericana de la Cultura

En el Comité Sectorial celebrado en La Paz también se han abordado cambios en relación al galardón que cada año concede a una ciudad miembro de la organización el título de ‘Capital Iberoamericana de la Cultura’.

Las principales modificaciones hacen referencia a los requisitos que deben cumplir las ciudades para asumir la capitalidad, al periodo que debe transcurrir entre que se decide qué ciudad será galardonada y la asunción del título y la propuesta para crear un fondo económico de apoyo a las tareas relacionadas con el desarrollo de actividades ligadas al premio.

Según el documento final del Comité, los requisitos que se consideran “fundamentales” para que una ciudad poder ser nombrada Capital Iberoamericana de la Cultura figuran:

Que la ciudad asuma el compromiso y/o puesta en marcha de estrategias o planes para hacer locales los ODS y la Agenda 21 incorporando la diversidad cultural y otros principios en el marco de los compromisos internacionales en materia de cultura y desarrollo sostenible.

El uso de una visión integral de la cultura que permite transversalmente las políticas urbanas y que las vincule con los derechos culturales.

El uso de la perspectiva de género entendida de forma integral y contemplando todos los ámbitos de la gestión.

La incorporación de la perspectiva de sostenible medioambiental en la propuesta, tanto en las actividades culturales como en la gestión.

La participación de la ciudadanía.

El impulso a la diversidad de economías creativas y colaborativas.

El fortalecimiento o voluntad de iniciar el desarrollo de una política cultural de la ciudad.

Otro de los cambios abordados hace referencia a que la ciudad que vaya a ser Capital Iberoamericana de la Cultura debe ser designada “al menos dos años antes de que empiece a ejercerla”. El objetivo de esta medida es mejorar los procesos de acompañamiento del galardón a través de la cooperación y la circulación técnica de información entre las ciudades que ya han ostentado el título y aquellas que lo harán.

Finalmente, la otra gran modificación del premio tiene que ver con una propuesta para que la UCCI constituya un fondo de 100.000 euros anuales “con la participación de las ciudades, subregiones u otras eventuales financiadores” para apoyar el programa ligado a la capitalidad.

“Esta cantidad supondrá, como máximo, el 30 % del total del presupuesto destinado por la ciudad al ejercicio de la Capital Iberoamericana de la Cultura. Este fondo UCCI se usará aproximadamente de la siguiente manera: 30 % para la sistematización (que puede incluir la medición de impacto) y comunicación; 30 % para el fortalecimiento de capacidades en el ámbito de las políticas culturales; 30 % para acciones (en consonancia con lo que la ciudad prioriza de la Agenda 21 y de los ODS) y un 10 % para internacionalización (que puede usarse en el ámbito Iberoamericano o mundial)”, especifica el texto.

“Si la ciudad justifica adecuadamente que ya cuenta con las capacidades para el desarrollo de algunos de estos fines, y se garantiza que se contará con sistematización, medición e impacto, comunicación, etc., se podrá ser flexible con los porcentajes”, añade. ANCI

About The Author

Related posts

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *