Opinión: Odebrech una transnacional corrupta en el Perú

Opinión: Odebrech una transnacional corrupta en el Perú

Por: Omar Ordoñez Rojas

Hacia el año 2000, la transnacional Odebrecht, que tuvo como jefes a Norberto, Emilio y Marcelo Odebrecht, era la mayor empresa de América de América Latina en ingeniería y construcción y tenía inversiones en México, Costa Rica, Estados Unidos, Angola, Mozambique, China, Gran Bretaña, Portugal y Alemania. En el Perú su primera obra ejecutada fue el proyecto hidroeléctrico Charcani V en Arequipa, en el gobierno de Francisco Morales Bermúdez en 1969, luego, en el 1° Gobierno de Alan García, ejecutó el proyecto de irrigación costera Chavimochic. Más adelante, con el retraimiento de la subversión y la introducción del modelo neoliberal, en el gobierno de Alberto Fujimori, ejecutó 27 obras (entre las que se encuentra el Proyecto Marca III, en el distrito de Marcapomacocha en la región Junín), pero es a partir del 2002, con la “Bonanza Americana”, que sus inversiones se hacen más intensas: en el gobierno de Alejandro Toledo ejecutó 06 obras y 04 concesiones (IIRSA Sur, tramos I y II e IIRSA Norte, entre las más importantes y caras de Latinoamérica); en el 2° gobierno de García ejecutó 06 obras (destacando el proyecto de irrigación de Olmos, la Central Hidroléctrica Chaclla y parte del Metro de Lima); en el gobierno de Ollanta Humala, finalmente, ejecutó 05 obras (de las cuales el más importante fue el Gaseoducto Sur Peruano). El grupo Odebrecht, que en el Perú conglomeraba a más de 20 empresas, era un éxito total de ingeniería y de la construcción.

Hoy, sin embargo, el departamento de Justicia de los Estados Unidos investiga a Odebrecht por sobornos que habría hecho en 12 países para obtener beneficios en contrataciones públicas. Hay delaciones premiadas y colaboraciones eficaces que han evidenciado que las prácticas de esta transnacional brasileña son las mismas que utilizan muchas otras: formación de alianzas y coaliciones, amiguismos, agendas ocultas, intercambio de favores, propaganda, patrocinio, etc., tal como la misma The Economist, en el 2008, en su publicación Miscelánea de Negocios lo advirtiera.

Pero ¿cómo una empresa tan exitosa en el ámbito de la ingeniería y la construcción capaz de construir hidroeléctricas, carreteras, plantas de tratamiento de aguas residuales, obras hidráulicas de trasvase, puertos, líneas de transmisión eléctrica, etc. logró tan inmensas inversiones y de qué manera se introdujo en la economía y política de los países latinoamericanos y algunos otros países del mundo?. En el Perú, el año 2017 el ex Congresista Juan Pari, en base a las investigaciones de coimas de empresas brasileñas a funcionarios peruanos publicó un texto llamado Estado Corrupto: los megaproyectos del caso Lavajato en el Perú y más recientemente, en el 2018, Francisco Durand que ha publicado una obra intitulada Odebrecht. La empresa que capturaba gobiernos, nos dan algunas luces de estos hechos afirmando que los mecanismos que usó esta empresa, dicen, fueron fundamentalmente dos: a) la alianzas con empresas locales que permitieron que hacia el 2010 el grupo Odebrecht abarque 20 empresas, muchas de cuales bien podrían catalogarse como las “nuevas dueñas del Perú” (emulando las calificaciones que hiciera Carlos Malpica, hace más de tres décadas) y de las cuales acaso la más importante es la que surgió con Graña y Montero y el grupo Miro Quesada que tiene como vocero al diario El Comercio, lo cual le permitió generar relaciones con los poderosos peruanos a la vez que conocer la idiosincrasia y el modus operandi de los “negocios” en el Perú en la que es común “los arreglos”, “las adendas”, “los adicionales”, la ejecución de obras con expedientes técnicos defectuosos, “los diezmos”, etc. y, b) Los sobornos a candidatos y a autoridades como presidentes, ministros, funcionarios públicos, gobernadores regionales, alcaldes y congresistas. En este último “mecanismo de negocio” los casos más emblemáticos indican que el ex presidente Alejandro Toledo habría recibido 20 millones de dólares de la constructora brasileña para favorecerla en la licitación de la Carretera Interoceánica Sur que une Perú y Brasil, y que, dicho sea de paso, es parte del proyecto geopolítico de expansión brasileña (proyecto al cual el Perú se ha adherido ya que desde la época de Edgardo Mercado Jarrín no existen proyectos geopolíticos serios en nuestro país); que el ex presidente Alan García también habría recibido sobornos de Odebrecht, a la que se habría favorecido en la concesión de los tramos 1 y 2 de la Línea 1 del Metro de Lima tras encontrarse pistas como las iniciales AG en la agenda de Marcelo Odebrecht junto a un monto de cien mil dólares, así como por el proyecto de irrigación e hidro energético Olmos en Cajamarca y, finalmente, la empresa habría entregado 3 millones de dólares para financiar la campaña de Ollanta Humala, según dijo el ex colaborador de Odebrecht, Jorge Barata, quien también sostuvo que hubieron reuniones con la ex candidata presidencial Keiko Fujimori, durante la campaña electoral previas a las elecciones del 2011. Se sabe también que el empresario Marcelo Odebrecht confirmó que entregaron dinero ilícito a todas las campañas presidenciales del 2011, entre ellas la campaña fujimorista y la Campaña del APRA, de Mercedes Araoz. Nada oficial hay aún de la campaña del 2016 en la que no sería extraño que también se hubiera financiado campañas de nuevos rostros o grupos políticos emergentes que dieron batalla en las elecciones presidenciales.

En este escenario es que el pasado viernes 15 de Febrero de 2019, en el proceso de investigación que viene realizando el Estado peruano, el Ministerio Público y la Procuraduría Ad hoc firmaron un Acuerdo Definitivo de colaboración eficaz en el Consulado General del Perú en Curitiba, Brasil, con el que ex directivos de Odebrecht como Jorge Barata, Renato Ribeiro Bortoletti y Carlos Nostre entregarán información clave que podría sepultar política y legalmente a los involucrados. Nadie se salva del juicio de la historia en esta avalancha destructora de una transnacional corrupta.

 

About The Author

Related posts

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *